No cometas estos errores en las redes sociales de tu iglesia


Es imposible negar que las redes sociales se han convertido en un elemento muy importante de nuestra vida y por supuesto de la iglesia. En ellas compartimos versículos y predicaciones, transmitimos nuestras reuniones, publicamos fotografías y promocionamos los eventos y actividades. Claro que de acuerdo a tu personalidad, gustos, edad y muchos otros factores, la red social predominante cambia. Lo que es cierto, es que en todas ellas los errores son más comunes de lo que imaginamos. Y si eres el encargado de manejar las redes sociales de tu iglesia, te voy a dar una corta lista de errores que debes evitar. Egoísmo Las redes sociales se tratan de compartir, así que si tienes un problema con esto, ese es el primer error. Estoy seguro que tu iglesia tiene cosas maravillosas que mostrarle al mundo, ahora lo que importa es que tus seguidores se enteren. Comparte información de tu iglesia, invita a tus seguidores a que se sientan parte de ella y muestra testimonios de personas que han cambiado su vida positivamente desde que asisten allí. ¿Para qué te sirve esto? Tu relación con los que te siguen mejorará notablemente y podrás incluso expandir tus contactos, logrando que tus seguidores compartan tus publicaciones con sus amigos. Exageración Existen cientos de redes sociales disponibles. Cuídade de no caer en la tentación de estar constantemente presente en todas, porque para esto necesitarías un equipo de Community Managers que trabaje las 24 horas del día. ¿A qué voy con esto? Que es más importante la calidad que la cantidad. Si quieres estar en todas las redes al mismo tiempo, es muy probable que termines descuidando aquellas que son realmente importantes para tu iglesia y para los usuarios que te siguen. Por esto mismo te aconsejo elegir dos o tres redes sociales que estén de acuerdo con tu público objetivo, y te enfoques estratégicamente en ellas. Irregularidad Es habitual que no tengas todo el tiempo disponible para ocuparte de publicar una vez por día en cada una de las redes sociales. Un gran problema es que a veces, cuando tienes tiempo libre, publicas varias veces seguidas ¡Cuidado con esto! En las redes sociales es importante ser regular, no publicar poco ni demasiado, sino encontrar un balance perfecto, basándote en el horario de preferencia de tus usuarios. Debes saber que si publicas demasiadas veces al día en Facebook, esto puede perjudicar el alcance de tus publicaciones. Por el contrario, si publicas muy poco en Twitter, lo más seguro es que no tengas el alcance deseado. ¿Cómo solucionar esto? Te recomiendo que uses herramientas de programación de redes sociales como Buffer, Hootsuite, SocialFlow, Everypost, Sproutsocial, Spreadfast o eClincher, que te ayudarán a distribuir tus contenidos de manera programada y manteniendo una frecuencia permanente. Errores de Ortografia No sé tú, pero desde mi punto de vista, cuando veo faltas de ortografía en las publicaciones, siento que quien lo escribió no es profesional o sencillamente no le preocupa su imagen, o en el caso de la iglesia, aquí no se verá afectada solamente tu imagen sino la de tu congregación. Por favor ¡evita causar este sentimiento a tus visitantes!. Está claro que cualquiera puede cometer un error ortográfico, pero hoy en día, con tantas facilidades para salir de las dudas al escribir, es más fácil evitarlo.

Te recomiendo que antes de publicar algo lo verifiques con un corrector de palabras online o con Word. Y sí, también sé que estos programas no son capaces de entender un texto ni de poder comprobar su coherencia, es por esto que también te aconsejo que adicionalmente le pidas a un amigo o a un familiar que lo lea por ti. ¿Todavía tienes dudas? Lee tu texto en voz alta y en lo posible sílaba por sílaba para asegurarte de que esté bien escrito.


Indiferencia

Una de las principales razones por la que tienes que estar presente en las redes sociales es para poder contestar las preguntas de tus usuarios, comunicarte con ellos y generar cercanía. Si dejas de prestarle atención a lo que tus usuarios escriben en tu muro o publicaciones, esto podría tener un efecto negativo creciente que te será muy complicado detener. Dedica entre 15 a 30 minutos por día para contestar las preguntas y consultas de tus seguidores, sé cuidadoso en tus respuestas, piénsalas bien y demuestra que te interesa ayudarlos. Esto logrará que tengan más confianza en ti y que quieran estar en más contacto contigo.


Demasiados Hashtags

Los Hashtags tienen la característica de abrir conversaciones, destacar un tema en particular e invitan a participar. Pero hay un problema: #si #usas #hashtag #para #todo #puede #ser #bastante #molesto. Cuando decidas utilizar la tecla numeral antes de una palabra o una frase, tiene que ser una importante que quieras resaltar. Lee el texto que estás escribiendo y elige algunas palabras que piensas que puedan llevar a una conversación más extensa ¿No sabes por dónde empezar? Una buena idea puede ser explorar en tu Twitter cuáles son las tendencias del día, averiguar de qué se está hablando y sumarte a esa conversación.


Aires de Superioridad

Una de las cualidades más importantes de las redes sociales es la capacidad que te dan de hablar en el mismo idioma que tus usuarios. Sé agradable, transparente, paciente, intenta comprender qué sucede del lado de quien te lee y lo más importante: jamás te muestres como un ser superior. Cuanto más respeto y empatía muestres con tus seguidores, mayor será el agrado que tengan por ti. Estoy seguro que también, por tu conocimiento de la Biblia, hablas con terminología específica y puntual. Al hacer publicaciones, no pienses solamente en aquellos que tienen gran conocimiento, también debes expresarte de manera que aquellos que están iniciando en estos caminos, comprendan de manera clara y sencilla el mensaje.


Ignorar las Estadísticas

Debes saber que todas las redes sociales cuentan con una herramienta (generalmente interna) que sirve para hacer análisis detallado de tus publicaciones. Estos recursos son fundamentales a la hora de tomar decisiones sobre qué publicar, cómo publicar y a quién dirigirte. Con las estadísticas podrás entender qué publicaciones funcionan mejor, cuáles causan más impacto en tus seguidores, qué tipo de imágenes funcionar mejor, o si lo hace un video y cuáles son los horarios en los cuales tus seguidores se conectan.

Estos pequeños consejos te ayudarán para que cada una de tus publicaciones sean mucho más efectivas y seguramente tú tienes idea de otros más, así que te invito a compartirlos en los comentarios para que todos podamos aprender sobre este tema.


Sigue adelante sirviéndole a Dios y si tienes preguntas, no dudes en comunicarte con nosotros para tener el privilegio de ayudarte a sacar adelante todos los proyectos audiovisuales de tu iglesia.

DESTACADAS
RECIENTES
ARCHIVO
CATEGORÍAS
TAGS
SÍGUENOS
RSS Feed
TEMAS RELACIONADOS