No cometas estos errores en las redes sociales de tu iglesia