7 preguntas que debes responderte antes de producir


Uno de los grandes retos del Ministerio Audiovisual, es crear piezas gráficas y sonoras que transmitan de la manera más efectiva el mensaje que Dios le ha dado a nuestros pastores. Pero antes de sentarnos a producir como locos, es demasiado importante tomarnos un tiempo para evaluar varios aspectos que nos van a ayudar para que todo lo que produzcamos, tenga la mayor aceptación en la iglesia y genere los resultados que estamos esperando o incluso mayores.


Una estrategia bien diseñada te dará como resultado la información clave para definir el punto de partida y el punto al que quieres llegar con tu producción, en otras palabras, la estrategia te va a orientar en la dirección correcta. Entonces cuando te sientes a diseñar la estrategia deberás responderte como mínimo (y resalto "mínimo" porque entre más datos recopiles mucho mejor) las siguientes 7 preguntas:



1. ¿Cuál es el nombre del producto que voy a promocionar?

Me refiero a ¿cómo se llama el evento, la actividad, el concierto, el encuentro, el retiro, el discipulado?, en fin, el nombre exacto. Por ejemplo: Es necesario definir si es "Retiro de Jóvenes" o "Encuentro de Jóvenes", "Concierto de Navidad" o "Noche Navideña", "Culto Familiar" o "Servicio de Familias". A lo que voy con esto, es que ese es el nombre que debemos posicionar en la mente de quienes reciban la invitación.


2. ¿Cuál es el objetivo claro de la publicidad?

Que llamen, que asistan, que compren, que se suscriban, que inviten a otros, que lleguen temprano a la iglesia, en fin, ¿cuál es la acción o acciones que deben tomar los que vean tu publicidad?. Para ello, debes dejar muy claros los canales que permitan que estas acciones se cumplan de la manera más fácil posible; los teléfonos, direcciones, página web, correo electrónico, redes sociales, horarios de atención y/o lo que tú consideres que es indispensable para que sea exitoso. Además, obviamente de asegurarte que esos canales funcionen correctamente, es decir, que el teléfono, correo o medio que des, lo contesten rápidamente; que los horarios de atención sean los indicados, que las direcciones sean las correctas y hacer todo lo que sea necesario para que la gente sienta que le están atendiendo bien y se sientan valiosos.


3. ¿Cuál es tu target?

Me refiero al público objetivo. No es lo mismo hacer una publicidad para niños, que para los papás de los niños y en ese error caemos muchas veces.

Conoce lo mejor posible a tu audiencia y a la gente que le vas a hablar a través de tu publicidad.

Identifica sus edades, sus gustos, su género y sus hábitos de consumo de información.

Por ejemplo, está totalmente demostrado que la población que menos usa redes sociales es la gente mayor de 65 años, entonces si la iglesia va a hacer una jornada lúdica llamada "Los Años Dorados" para personas de la tercera edad, no pongas a esas personas a que encuentren toda la información de tu evento en Facebook, Twitter o Instagram y mucho menos en Snapchat. Ahora, alguno estará pensando, "Pues en redes sociales pongo la información para que otros más jóvenes inviten a sus abuelos", obviamente que se puede, pero entonces el lenguaje que vas a usar ya no será el mismo. Tendrás que hablar en tercera persona y no en segunda. Ejemplo: "Trae a tu abuelo a la jornada lúdica "Los Años Dorados" y no podrás decir "Abuelo ven a la jornada lúdica "Los Años Dorados".


4. ¿Cuál es la situación actual?

Puedes hacer una pequeña encuesta que te ayude a definir lo que hay actualmente en la mente de las personas respecto a ese producto que vas a promocionar. Ejemplo: "Es aburrido", "Es muy caro", "Siempre van los mismos", Siempre hablan de las mismas cosas", "Es excelente", "No me lo perdería por nada". En el caso de los eventos, también es importante definir cuál es el promedio de asistentes y de ausentes. Para los discipulados o procesos de formación de la iglesia, se debe tomar en cuenta lo más claro posible ¿cuál es el nivel en el que van las personas?. Son nuevos, van en primer nivel, han hecho 2 materias, etc.

Este punto es muy importante porque te servirá para hacer la evaluación del éxito de tu campaña publicitaria.


5. ¿Cuál quiero que sea la situación futura?

Después de la explicación del punto anterior, es casi obvio decirte que aquí van tus espectativas con respecto a los datos que recopilaste de la situación actual. Ponte metas alcanzables y medibles. Como consejo te digo que es mejor ser prudente y no demasiado ansioso. En caso de que tus metas sean superadas, tendrás una mayor satisfacción que si te pones objetivos muy muy lejanos y los resultados son más bajos de lo que esperabas.


6. ¿Cuáles son los beneficios?

Describe cuáles son las mayores fortalezas que tiene el producto que vas a promocionar y ¿qué va a ganar la persona que decida aceptarlo?. Por ejemplo: "Te va a ayudar a tener un conocimiento más profundo de la Palabra de Dios", "Tu familia te lo agraderá por siempre", "Ven y alcanza una nueva estatura espiritual", "Volviendo al diseño original de Dios para el hombre", "Tus hijos no querrán perdérselo".

Si te das cuenta, en este punto ya podemos ir definiendo las frases más atractivas de la campaña, además que una de esas frases puede convertirse también en el slogan del producto.


7. ¿Cuáles son las garantías?

Aquí puedes utilizar testimonios, nombres de personas de influencia que den certificado de la calidad de lo que ofreces o respaldo de otras entidades. Por ejemplo, si estás promocionando un discipulado, un seminario o una conferencia, aprovecha si tienes el respaldo de alguna facultad de teología o algún instituto teológico de prestigio. "Seminario de Emprendimiento Nuevo Rumbos, con el apoyo de la Escuela de líderes de John Maxwell". O si vas a promocionar el Tercer Encuentro de Matrimonios, puedes conseguir testimonios de las personas que asistieron a los dos anteriores. Esta herramienta te ayudará a darle credibilidad a lo que estás publicitando.


Te repito, estas son apenas unas pocas preguntas que vale la pena responderte antes de sentarte a producir. Si tienes más ideas, por favor compártelas en los comentarios para que entre todos podamos apoyarnos. Y si deseas comunicarte con nosotros, no dudes en contactarnos para poder ayudarte en tus proyectos audiovisuales.


Pero indiscutiblemente y antes de sentarte a escribir, lo que más necesitas es la guía y dependencia total del Espíritu Santo, -El Ayudador-, para que te diga las mejores estrategias a la hora de realizar tu creación audiovisual.

Recuerda que Jeremías 33:3 dice: "Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces."


Que tengas mucho éxito con tus producciones. Bendiciones.

DESTACADAS
RECIENTES
ARCHIVO
CATEGORÍAS
TAGS
SÍGUENOS
RSS Feed
TEMAS RELACIONADOS
LOGO WHATSAPP 01.png