4 pasos para producir excelentes testimonios


En el libro de Hechos 1:8 se nos cuenta que Jesús, antes de subir al cielo, dijo la siguiente frase: "Recibirán poder y serán mis testigos". Claramente como seguidores de Cristo, estamos llamados a dar testimonio de lo que Dios hace cada día en nuestra vida, y a nivel de la iglesia, el testimonio es una herramienta que ayuda grandemente a que otras personas se acerquen a Él.

La gran mayoría de las personas valoramos la opinión de los demás y según un estudio realizado por el portal BrihtLocal, el 85% de los consumidores de internet, confían en recomendaciones personales y toman la decisión de adquirir el producto de su interés, después de revisar las opiniones de otras personas.

Así que producir videos que muestren la forma en que Dios ha obrado en la vida de los asistentes a tu iglesia, es una muy buena opción y en este artículo te voy a a hablar de los 4 pasos básicos para producir un excelente video testimonial.


1. Prepara el cuestionario

Lo primero que debes hacer es tener claro lo que quieres que cuenten tus entrevistados.

Un buen cuestionario requiere de interrogantes que le permitan al entrevistado expresar con la mayor cantidad de carga emocional, lo que Dios ha hecho en su vida. No hagas preguntas cuya respuesta sea sí o no.

Por lo general el testimonio está dividido en tres momentos:

Antes, durante y después. Puedes probar con estas preguntas: ¿Qué era lo que estaba pasando en tu vida antes de que Dios obrara? ¿Qué hizo Dios durante ese tiempo? ¿Cómo cambió tu vida después de lo que hizo el Señor?

Las preguntas obviamente cambiarán de acuerdo a la historia que te vayan a contar.

En algunos casos, puedes incluir la experiencia de los familiares o personas cercanas al entrevistado, ya que se vieron bastante afectados. La idea es que seas creativo y conviertas el testimonio en una experiencia real y dinámica que emocione y convenza por igual. Muéstrale las preguntas al entrevistado antes de grabar. De esta forma, podrá pensar sus respuestas con calma y explicarlas con fluidez frente a la cámara.


2. Define la locación

El sitio en el que grabes el testimonio dependerá de la "personalidad" que le quieras dar al video. Piensa en los sentimientos y emociones que quieres despertar en las personas que lo vean. Estas deben ser las mismas que evoque el espacio donde vas a grabar. Las locaciones interiores como una habitación, un estudio, una oficina o una sala, transmiten comodidad, familiaridad y privacidad. También son más fáciles de manejar en cuanto al audio y la iluminación. Las locaciones exteriores como plazas, parques y calles; son más difíciles de controlar por los ruidos y cambios del clima, pero generan diversión, espontaneidad y aventura.


3. La Grabación

Cuando ya sabes qué vas a preguntar, a quiénes vas a entrevistar y dónde harás la grabación del testimonio, es momento de preparar todos tus elementos técnicos. Asegúrate de grabar con la mejor cámara que tengas y usa un micrófono que capture con la mayor fidelidad la voz del entrevistado. No te aconsejo grabar son el sonido ambiente de la cámara, a no ser que por tu presupuesto sea la única opción. Utiliza un juego de luces que le de el color deseado a la locación; si no tienes un juego de luces, la iluminación natural puede ayudarte bastante. En ese caso, ubica al entrevistado frente a una ventana. Y si tienes que grabar de noche y dependes de las bombillas del lugar, escoge un cuarto amplio donde no se acumulen las sombras. Siempre será mejor tener la mayor cantidad de planos posibles, por eso si puedes, utiliza dos o tres cámaras para que puedas capturar el momento desde distintas ópticas. Ubica a tu entrevistado ligeramente en dirección izquierda o derecha de la cámara. Desde mi punto de vista, ubicarlo de frente y centrado no se ve bien, esos planos es mejor utilizarlos para el informativo o noticiero de la iglesia. Asegúrate de que el entrevistado esté relajado y de buen humor. El cuestionario será tu guía, pero lo importante es que la persona se sienta cómoda y se exprese abiertamente, así que si es necesario, deja a la menor cantidad de personas en la locación para que pueda hablar sin restricciones; déjalo ser como es. Siempre podrás recortar o enfatizar partes de su discurso en la edición.


Graba la mayor cantidad de planos de apoyo. Por ejemplo, después de haber grabado su historia, puedes pedirle a tu entrevistado que realice una actividad relacionada a lo que contó. Revisando sus exámenes médicos, contando dinero, abriendo la nevera, entrando a su casa, consintiendo a sus hijos, abrazando a su esposa...etc. Eso lo definirás cuando hayas escuchado muy atentamente el testimonio. Siempre serán útiles las fotografías familiares que hagan referencia a las personas que estén involucradas en la historia.


4. La Edición

Es el momento donde decidirás cuáles son los momentos claves que deben quedar en el producto final. Antes de definir, te aconsejo revisar un par de veces más el testimonio tal como quedó grabado y que vayas tomando nota de los tiempos en donde se encuentran esas partes más emotivas.

Mezcla los planos del entrevistado con los planos de apoyo, de una manera que vayan acordes a la música y estilo que hayas elegido. Si es una música suave, puedes utilizar disolvencias entre plano y plano, pero si usas música rápida, lo más aconsejable es cambiar de planos con cortes directos.


A medida que vayas produciendo, seguramente vas a ir mejorando en cada uno de estos aspectos, pero mantén presente todo el tiempo que lo primordial en cada uno de los videos que hagas, es hacer quedar el nombre de Jesús muy en alto.


Si tienes más ideas por favor déjalas en los comentarios para que todos podamos aprender y en caso de que tengas alguna pregunta, no dudes en contactarnos ya que será un privilegio poder ayudarte en el desarrollo de todos tus proyectos audiovisuales.





DESTACADAS
RECIENTES
ARCHIVO
CATEGORÍAS
TAGS
SÍGUENOS
RSS Feed
TEMAS RELACIONADOS
LOGO WHATSAPP 01.png